El precio del petróleo: una incógnita en el corto y largo plazo

Jun 13, 2022

Redacción Mapfre

Redacción Mapfre

Tras los vetos recientemente anunciados por la Unión Europea para reducir su dependencia energética con Rusia, la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) respondió de forma positiva adelantando para los meses de julio y agosto un aumento de producción del crudo en 648.000 barriles diarios, lo que va a suponer un incremento del 50% respecto a los niveles actuales. Pero el precio del barril continúa estos días por encima de los 120 dólares. “El embargo a Rusia supone según la IEA 3 millones de barriles diarios menos, por lo que el aumento de la OPEP se me hace poco relevante como medida de choque”, señala Javier de Berenguer, analista de fondos y mercados financieros de MAPFRE Gestión Patrimonial (MGP),

Por el momento, los expertos anticipan que las nuevas decisiones adoptadas para bloquear el 90% de las compras de petróleo ruso para finales de año (conforman el sexto paquete de sanciones de la UE) provocarían que Rusia dejara de ingresar en torno a 80.000 millones de euros anuales De hecho, Ismael García Puente, gestor de inversiones de MGP, afirma que, tras las sanciones impuestas a raíz de la guerra en Ucrania, “Rusia ya no va a poder contribuir a la producción mundial” como previamente hacía. En consecuencia, Bruselas deberá contrarrestar la falta de energía por medio de nuevos acuerdos o, como se ha visto desde la OPEP, aumentando la producción.

Pero esto, evidentemente, va a tener consecuencias sobre la economía. Como explica De Berenguer, Rusia es el segundo-tercer exportador de petróleo del mundo (va alternando el 2º puesto con Arabia Saudí), alrededor del 9-10% del PIB ruso viene por las rentas de la venta de crudo. “Si la UE le compra a Rusia más del 35% de su petróleo y Europa en su conjunto suma más del 50%, el embargo de 2/3 por parte de la UE le va a suponer a Rusia un recorte del PIB de entorno al 2-2,5%. Si esto se ampliara al 100% e incluso más países europeos se unieran a la causa, el golpe a la economía rusa sería demoledor, con retrocesos del PIB que podrían llegar hasta el 4-5%”, explica. “Por supuesto, esto tampoco le sale gratis a la UE, puesto que el embargo le puede costar alrededor del 0,5% del PIB por los mayores precios de la materia prima”, indica.

Todos estos acontecimientos han llevado al petróleo a esos niveles tan elevados (en el último mes, el precio del barril ha subido un 20%). El nivel actual de precios energéticos se ha ido trasladando en los últimos meses a la inflación (registrando máximos de hacía casi tres décadas) y ya se han comenzado a ver los efectos de segunda ronda (el IPC subyacente se ha aproximado al 5% en nuestro país). La pregunta que se hacen tanto inversores como ciudadanos es hasta qué punto se mantendrá el petróleo en los niveles actuales.

La respuesta no es fácil. Desde la visión de García Puente, existe un doble análisis en este contexto: uno desde el corto plazo y otro con vistas a los próximos meses y años.

    • A corto plazo, con el aumento de producción por parte del organismo liderado por Arabia Saudí, el precio del petróleo podría reducirse un poco”, explica, si bien difiere en parte de algunas firmas de inversión que auguran nuevos máximos en el corto plazo.
    • Sin embargo, García Puente explica que, a medio y largo plazo, “la situación sería más preocupante”. “El sufrimiento que se ha puesto la Unión Europea al cortar la importación de crudo desde Rusia va a provocar que el mercado se tense. No habrá tanta oferta por mucho que deseen importar desde Estados Unidos. Las fuentes alternativas, que son todavía escasas, tardarán, además, en llegar”, añade el experto. La agencia de calificación Fitch, por su parte, se muestra más pesimista y reconoce que los precios podrían dispararse aún más, agravados, principalmente, por la dificultad para redirigir toda la producción al Viejo Continente, avivando la necesidad de entrada de nuevos importadores de crudo sobre el tablero comercial europeo.

Alberto Matellán, economista jefe de MAPFRE Inversión, cree que la preocupación no debería ser tanto el máximo que pueda alcanzar sino más bien la volatilidad en el precio de los últimos meses: “No tener una tendencia clara sobre la que agarrarse quiere decir que las políticas frente a ello son más inciertas”. Poner un precio concreto, como dice, es muy complicado, pero sí cree que hay un problema estructural visible. Por un lado, explica que “está habiendo un fuerte aumento de la demanda”, impulsado por la eliminación de restricciones (la reapertura económica de China daría un empujón a la demanda mundial de crudo) o por cambios estructurales que despenalizan la energía fósil. Por el otro lado, Matellán añade que “se está dando un descenso de la inversión en producción de esta energía” en favor de otras energías ‘verdes’.

Otros factores

De Berenguer además suma otros factores que provocarán que los precios sigan altos: “Los bajos niveles de inventario en los países de la OCDE, los desconfinamientos en China (vuelta de la demanda), el embargo de Europa a Rusia (esto podría suponer, según la IEA, un descenso en la producción mundial de 3 millones de barriles al día) y sumado a todo esto la temporada de verano, donde se espera, también según la IEA (International Energy Agency), un aumento de la demanda entorno a los 3,6 millones de barriles diarios por el mayor tráfico aéreo y de otro tipo de transportes”.

En este contexto, ¿es buen momento para entrar a invertir en el sector energético? De Berenguer cree que sí, principalmente por ese desequilibrio actual entre la oferta y la demanda de la materia prima. Pero siempre conociendo bien las diferentes formas de exposición al activo, puesto que no es lo mismo invertir en el precio spot de la ‘commodity’ que hacerlo a través de futuros. Y, por supuesto, diferente a hacerlo de forma indirecta en compañías petrolíferas, “en las que se asumen otros riesgos de carácter específico, sectorial e incluso el propio riesgo idiosincrático de los mercados de acciones”. “Si finalmente se decide tomar posición en el activo, será tan importante acertar con la inversión como acertar en la forma de exponerte a ella, por ello, recomendamos que el inversor se ponga en contacto con su asesor financiero para que pueda tomar la decisión que mejor se ajuste a sus necesidades y su perfil de riesgo”, añade.

Últimas noticias:

MAPFRE AM, la gran gestora española con mayor rentabilidad en julio

MAPFRE AM, la gran gestora española con mayor rentabilidad en julio

MAPFRE AM, la gestora de activos del Grupo, se convirtió en el mes de julio en la gran firma con mayor rentabilidad. Según una publicación de Expansión, y a partir de datos de VDOS, alcanzó un retorno del 4,8% después de varios meses complicados marcados por la tensión geopolítica acaecida entre Rusia y Ucrania.

Share This